Palos mensajeros

Palos mensajeros

Páginas enraizadas (IV)


 

Luego me mostró un pedacito de palo con marcas en él, y dijo que era un palo-carta aborigen ... Era redondo, no plano como la mayoría de las otras cartas, y era una invitación para un corroboree; y había marcas en él explicando qué tipo de correoboree sería, y diciendo que se celebraría en Duck Creek. Había aún algunas otras noticias marcadas allí...

 

Así describió la novelista australiana Jeannie Gunn (1870-1961) los message sticks en su libro The Little Black Princess (La princesita negra, 1909). Estos message sticks (palos mensajeros) o talking sticks (palos que hablan) eran instrumentos utilizados por algunos de los pueblos nativos de Australia, la enorme isla-continente, para comunicarse. Fueron una de las muchas formas que, a lo largo y ancho del mundo, desarrollaron los pueblos ágrafos para mantener contacto entre ellos y transmitir(se) información.

Generalmente se trataba de una pieza de madera sólida (aunque también podían emplearse lascas de piedra o láminas óseas), de unos 20-30 cm de largo, sobre la que se dibujaban series de puntos y líneas rectas y curvas; a veces se las grababa con piezas de hueso, piedra o concha, y otras se las quemaba o se las pintaba. En ocasiones el trabajo era hecho con un esmero exquisito, como se escribiría una misiva con cuidada caligrafía, mientras que otras veces se lo ejecutaba de forma rápida y descuidada, igual que se esbozaría una nota apresurada.

Esas marcas eran sencillas de descifrar sin necesidad alguna de traductores, intérpretes u otros intermediarios, pero otras no hablaban por sí solas. La mayoría de las veces oficiaban como meros ayuda-memorias para el individuo que transportaba aquellos palos, el cual, a partir de los diseños que tenía entre manos, recordaba y recitaba un texto que se le había explicado y hecho memorizar previamente.

El antropólogo, explorador y naturalista australiano Alfred Howitt (1830-1908) observó el proceso de confección de uno de estos mensajes por ancianos del pueblo Wurundjeri del área de Melbourne, y lo describió en un artículo publicado en 1889:

 

El hombre más anciano, habiendo confeccionado el message stick, lo alcanza al anciano más cercano, que lo inspecciona y, de ser necesario, añade más marcas y da las correspondientes instrucciones. Finalmente, habiendo pasado de uno a otro de los ancianos presentes, se le entrega al mensajero, que ya ha recibido el mensaje verbal asociado a la pieza de madera.

 

Los message sticks permitían la comunicación entre distintos clanes del mismo grupo lingüístico, e incluso la facilitaban entre poblaciones hablantes de distintos idiomas (y en Australia había hasta 250 diferentes, con unas 600 variaciones dialectales). Los contenidos oscilaban entre invitaciones para corroborees, juegos de pelota marngrook o peleas rituales y noticias importantes, y abarcaban pedidos, disputas, advertencias, arreglos matrimoniales, notificaciones de fallecimientos y negociaciones comerciales.

En un artículo de 1897, el antropólogo australiano Robert H. Mathews (1841-1918) indicó que probablemente debía de haber un patrón conocido por todos los pueblos que utilizaran el sistema, que permitiría inferir la temática del mensaje a partir de la forma de su soporte: un tipo de palo, por ejemplo, sería usado para invitaciones de corroboree en donde se reuniera mucha gente, y otro, más pequeño, podía aprovecharse para enviar recuerdos entre amigos. En estas ocasiones, y al igual que hacían muchos pueblos del norte de Europa, los australianos ataban en un extremo de la "carta" un mechón de pelo o un adorno personal.

Los portadores o "correos" de message sticks podían atravesar territorios de otras "naciones" aborígenes sin sufrir daño alguno: gracias a marcas decorativas especiales que acreditaban la autenticidad del mensaje y la identidad de la comunidad que lo enviaba, los mensajes servían como credenciales y salvoconductos, otorgando "inmunidad diplomática" incluso en tiempos de conflictos. Aquellos que encontraran a un "cartero" en su territorio tenían que conducirlo ante sus ancianos, que tras escuchar su mensaje debían garantizar el viaje seguro del "correo".

Los message sticks dejaron de usarse hace mucho; hoy son bienes de museo, marcas en piezas de madera cuyo significado desapareció junto con las personas que las crearon y manejaron. Sin embargo, el recuerdo de este sistema de intercambio de saberes y noticias no se esfumó del todo: el periódico estudiantil de la Universidad de Nueva Gales del Sur en Sidney, fundado en 1953, se llama tharunka, el nombre que recibían estos palos mensajeros en la lengua aborigen local, el koori.

 

Bibliografía citada

Howitt, Alfred W. (1889). Notes on Australian Message Sticks and Messengers. The Journal of the Anthropological Institute of Great Britain and Ireland, 18, pp. 314-332.

Matthews, Robert H. (1897). Message sticks used by the Aborigines of Australia. American Anthropologist, 10 (9), September, pp. 288-298.

 

Acerca de la entrada

Texto: Edgardo Civallero.

Fecha de publicación: 29.09.2015.

Foto: Message sticks (enlace).

El texto corresponde a la cuarta parte de la colección de ensayos "Páginas enraizadas: Tradiciones, memorias y libros", de Edgardo Civallero, publicado como pre-print en Acta Académica y en Issuu. Las seis partes que componen la serie pueden consultarse juntas aquí.

 


Etiquetas: , ,


Otras entradas

El resto de las entradas publicadas en este blog pueden accederse a través del índice de entradas. También pueden consultarse las tablas de entradas por título de serie y por palabras-clave.

Narraciones al son de la zanfona

Narraciones al son de la zanfona

Páginas enraizadas (III)


 

El Museo de la Gaita forma parte del Muséu del Pueblu d'Asturies (Museo del Pueblo de Asturias; Gijón, Asturias, norte de España), una institución situada a orillas del río Piles, muy cerca de la desembocadura de ese curso de agua en las costas del Mar Cantábrico.

Además de contar con una impresionante colección de gaitas de todo el mundo (incluyendo, evidentemente, a la gaita asturiana, la "reina" de la exposición), el museo dispone de una sección en la cual exhibe un completo muestrario de instrumentos musicales populares y tradicionales de Asturias. Y entre ellos se encuentra la zanfona, un cordófono de sonido muy particular que, desde tiempos medievales, estuvo sobre todo en las manos de trovadores y narradores ciegos de toda Europa.

Esta tradición tuvo numerosos cultores en toda la mitad norte de España, pero se concentró en Galicia y Asturias. Una foto, tomada por Baltasar Cue a principios del siglo XX y expuesta tras las vitrinas de esa sección del Museo de la Gaita, documenta la presencia de uno de los últimos ciegos trovadores asturianos. La imagen representa a un anciano que sostiene una enorme zanfona entre los brazos, un instrumento oscurecido por esa pátina tan especial que adquiere la madera tras años y años de ser acariciada por manos grasosas, de ser apoyada en cualquier sitio, de viajar de un lado a otro desprotegida... A su lado, un niño de unos diez años, a todas luces el lazarillo que solía guiar al ciego, acompañar sus canciones con una pandereta y recoger las monedas, parece ofrecer al público uno de los famosos "pliegos de cordel".

Es en ese momento cuando la atención pasa de la música y los instrumentos a las palabras.

En tierras europeas y latinoamericanas, la literatura popular se difundió sobre todo a través de las narraciones en verso de trovadores, payadores o cuenteros, a menudo musicadas... A partir de la aparición de la imprenta y de la popularización de sus productos, los relatos que recitaban esos "libros vivientes, andantes y sonantes" (sobre todo los ciegos cantores del norte de España, acompañados por la música quejumbrosa de la zanfona y el pandero de sus lazarillos) también podían comprarse impresos en pequeños pliegos de papel (Díaz, 1996).

Esos pliegos (llamados "de cordel" porque solían exponerse para la venta prendidos en cuerdas, como si de ropa tendida al sol se tratase) sirvieron como medios de transmisión de literatura histórica, religiosa o de otra índole entre la gran masa de campesinos y "gentes del pueblo" (Mendoza Díaz-Maroto, 1993). Los pliegos eran breves, manejables, baratos, ilustrados y descartables. A aquellos que no poseían las destrezas de la lectura les bastaba con oír la amena exposición del narrador invidente, que había memorizado de antemano los contenidos. Los que sabían leer podían, además, adquirir y llevarse a casa, por una moneda, el apasionante relato —versificado e impreso en letras de molde— de crímenes, valentías, bajas pasiones, arrebatos, milagros, apariciones, brujerías, guerras, rebeliones...

Hasta tiempos relativamente recientes, los pliegos de cordel fueron considerados por los estudiosos, académicos e historiadores de la literatura como poco menos que bazofia, prototipo del mal gusto que un populacho inculto se regodeaba en leer (o escuchar). Dice Lorenzo Velez (1982):

 

En los manuales al uso sobre la Historia de la Literatura, se presta escasa o nula atención a un género literario conocido con el nombre de "Literatura de Cordel". Las mentes clasistas, tan acostumbradas a regirse por una preceptiva del bien hacer, consideran este género como prototipo del "mal gusto". Sólo admiten una literatura aséptica encaminada a un lector preparado y culto, donde las pasiones entrarían en el campo de lo previsible por la sociedad. Frente a esta postura, la literatura de cordel ofrece una visión vitalista de la realidad donde entran en juego crímenes pasionales, venganzas horribles o arrepentimientos de empedernidos pecadores. Se la ha etiquetado como infraliteratura donde se parangona lo vulgar con el gusto popular y, aún más, como inductora de bajas pasiones y de promover la superstición en sus asiduos consumidores. A pesar de la parte de verdad que esto encierra, toda simplificación generalizadora, supone el desconocimiento profundo de la mecánica de lo popular y su proceso.

 

Denostados por esos pocos que, en términos de historia oficial, siempre tuvieron la última palabra, y adorados por el resto, aquellos siempre silenciados, siempre etiquetados como "campesinos", "populacho" o el anónimo y masificador "gente", los pliegos de cordel tienen un rincón en un museo que trata de impedir el olvido definitivo de tradiciones ya desaparecidas o en total recesión: la del relato oral, la de los romanceros, la de la zanfona... Precisamente esas pocas tradiciones que democratizaban la cultura y el saber.

El Muséu del Pueblu d'Asturies no solo es un refrescador de viejas memorias. También es un excelente desmitificador, que deshace, con sus exposiciones, leyendas históricas e imágenes preconcebidas. Como aquella que nos muestra a los pastores asturianos comiendo el queso de sus ovejas y la mantequilla de sus vacas y a los agricultores disfrutando cada tarde de un trozo de pan blanco, un rebosante plato de verduras variadas y, de postre, un sorbito de la mejor sidra...

Nada más lejos de la realidad. Pero esa historia quedará para otra ocasión. Porque merece un buen par de páginas...

 

Bibliografía citada

Díaz, Joaquín (1996). El ciego y sus coplas. Madrid: Fundación ONCE, Escuela Libre Editorial.

Lorenzo Velez, Antonio (1982). Una aproximación a la literatura de cordel. Revista de Folklore, 17.

Mendoza Díaz-Maroto, Francisco (1993). Literatura de cordel albacetense. Al-Basit – Revista de Estudios Albacetenses, 33, pp. 157-178.

 

Acerca de la entrada

Texto: Edgardo Civallero.

Fecha de publicación: 22.09.2015.

Foto: Zanfona (enlace).

El texto corresponde a la tercera parte de la colección de ensayos "Páginas enraizadas: Tradiciones, memorias y libros", de Edgardo Civallero, publicado como pre-print en Acta Académica y en Issuu. Las seis partes que componen la serie pueden consultarse juntas aquí.

 


Etiquetas: , ,


Otras entradas

El resto de las entradas publicadas en este blog pueden accederse a través del índice de entradas. También pueden consultarse las tablas de entradas por título de serie y por palabras-clave.

El arte de recordar

El arte de recordar

Páginas enraizadas (II)


 

Durante los inviernos de los años 1924 a 1927, el misionero capuchino bávaro Ernesto Willhelm de Moesbach se reunió, en la misión de Puerto Domínguez (cerca del lago Budi, provincia de Cautín, IX Región de la Araucanía, Chile), con un anciano del pueblo Mapuche llamado Pascual Coña. La intención inicial del religioso era mejorar su manejo del mapudungu, la lengua de ese pueblo originario del centro y el sur chileno. Durante las charlas, Moesbach iba grabando en cinta magnetofónica todo lo que le relataba aquel viejo memorioso y hablador, que no escatimaba detalles a la hora de describir antiguas costumbres de su gente y antiguos paisajes de su tierra natal.

A medida que se iban sucediendo los encuentros, el bávaro se dio cuenta de que tenía en sus manos un testimonio único: una narración en primera persona de uno de los actores de un periodo histórico crucial (la ocupación de la Araucanía por parte del Estado chileno) y de uno de los últimos supervivientes de un modo de vida en franco retroceso. De manera que organizó sus notas y propuso a Coña editar un libro con su biografía.

El texto, escrito a dos columnas (una reflejando la narración original en mapudungu y la otra con la traducción aproximada al castellano de la época), fue revisado por Rodolfo Lenz y Félix José de Augusta (verdaderas autoridades en lingüística Mapuche) y, con el auspicio de la Sociedad Chilena de Historia y Geografía, fue publicado en Santiago de Chile en 1930 con el título Vida y costumbres de los indígenas araucanos en la segunda mitad del siglo XIX.

Pronto se convirtió en una verdadera obra de referencia: una de las fuentes más útiles y fidedignas para conocer no solo la lengua de los Mapuche de finales del siglo XIX (y sus giros, modismos y vocabulario especializado), sino también su cultura, sus costumbres, su organización y sus creencias. Asimismo, proporciona un análisis personal de la visión de un indígena Mapuche de la llegada del hombre blanco a sus territorios, y de las decisiones y posicionamientos que los distintos individuos y grupos Mapuche asumieron ante tal presencia extranjera.

Las últimas ediciones del volumen se han titulado Lonco Pascual Coña ñi tuculpazungun / Longko Pascual Koña ñi tukulpan dungun / Testimonio de un cacique Mapuche y su autoría ha sido adjudicada al propio Pascual Coña, aunque en realidad, Coña no fue longko (una de las jerarquías socio-políticas Mapuche) ni escribió el libro en sí.

Cuando narró su historia y sus vivencias, Coña tenía alrededor de 80 años. Había nacido en Auweyeku, pero vivió en Raukenwe, localidad hoy llamada Piedra Alta, a 20 km al sur del actual Puerto Saavedra (zona costera de la IX Región de Chile). Basándose en los datos que proveyó en sus relatos, investigaciones posteriores han desvelado que los descendientes de ese abuelo narrador viven hoy en la localidad de Kalbuleo, cerca de Puerto Domínguez, en unas tierras que les cedió el Estado chileno cuando su pueblo fue derrotado y "reducido".

La lucidez que demostró Coña al contar sus experiencias es asombrosa. Lo es, también, el nivel de detalle al que llegaron sus descripciones. Véase, sino, el relato sobre su genealogía, que todo Mapuche sabe hacer ascendiendo al menos cuatro generaciones (el meli folil küpan):

 

Cuando ya tenía conocimiento de las cosas, llegué a ver a una anciana de edad muy avanzada; tendría más de cien años. Por tanta vejez sus ojos se habían secado, dentadura ya no tenía: las puras encías le quedaban. Tampoco oía, era bien sorda; sin embargo, si se le hablaba al oído, conversaba lo más bien. Esa anciana se llamaba Picholl y era mi bisabuela paterna. El marido de ella, por consiguiente mi bisabuelo, se llamaba Wechuñpang.
Dicho Wechuñpang tuvo un hijo de nombre Aillapang, mi abuelo paterno. Este estaba casado, pero a su mujer, mi abuela, no la alcancé a conocer. El hijo de Aillapang se llamaba Tomás Coña y ése era mi padre. Nació cerca del mar, en el lugar denominado Raukenwe.
Mi finada madre nació en Wapi, en el lugar donde está actualmente la capilla, Kolwe se llama esa región. Su padre era Paillau. Ese anciano era, pues, el padre de mi mamá; luego mi abuelo materno. La madre de mi mamá, o mi abuela materna, se llamaba Wenter; vivía en Maiai, donde está ahora la viuda Marta, mujer del finado Pichipainemill. Tenía un hermano, el finado Painekeu. Al padre de ella, a mi bisabuelo materno, no lo alcancé a conocer.
A la hija de Paillau, madre mía e hija de Wenter, la había robado mi padre para mujer; pues solía decir: "deuma niefilu mafün (después de tenerla hice el pago tradicional)". De tal modo casados vivían ellos en Rankelwe.

 

Con la misma minuciosidad Coña describe uno de los juegos más tradicionales de los Mapuche, el llamado "juego de las habas" o awarkude.

 

También jugábamos a las habas. Para este fin se buscaban ocho habas que se pelaban en una cara, tiñéndolas enseguida de negro en la misma cara pelada con carbón. Ya arreglado eso, se reunían veinte fichas: servían de tales unos porotos o arvejas o habas o palitos: cualquiera de estas cosas.
Antes de empezar el juego se ponía en el suelo una frazada por tablero. Luego se sentaban frente a frente los dos muchachos que querían jugar a las habas; cada cual tenía sus veinte fichas a un lado. Listos, se invitan uno al otro diciendo "kudeaiyu mai (juguemos, pues)".
- "Chem pilelaen? (¿Qué cosa dirás que tienes para mí? [¿Qué quieres apostar?])" pregunta el uno a su adversario.
- "Este lazo te pondré de premio. Y tú, ¿qué cosa apuestas?".
- "Esta lama [paño tejido para la silla de montar] o este cuchillo, cualquiera de las dos cosas que prefieras, te destinaré de premio" contesta el otro.
- "La lama me gusta".
- "Bueno".
Entonces empiezan el juego. Las ocho habas preparadas son las piezas con que se juega. Un jugador las toma, las empuña con la derecha y las desparrama enseguida sobre el tablero. Si cuatro habas caen de espalda [la cara negra arriba] y otras cuatro de barriga hay lo que se llama "paro"; vale una ficha.
Pero si todas caen de espalda o todas de barriga, hay lo que se llama "negro" o "blanco" respectivamente; vale dos fichas.
El que ha alcanzado paro pasa una ficha al otro lado de su cuerpo; mas cuando hace todo negro o todo blanco, pasa dos fichas a ese mismo lado.
El que ha hecho paro o todo negro (o blanco) continúa sus tiradas hasta que ya no hace negro ni paro.; entonces toca al adversario, que juega de la misma manera.
Mientras que los jugadores tiran sus piezas, cantan así: "¡Vamos, juego! ¡Favoréceme, juego! ¡Al negro, juego!".
De esta manera siguen los dos adversarios con su juego. Quien en primer lugar acaba con sus fichas, habiéndolas pasado al otro lado, ese es el vencedor. Sin embargo, todavía no recibe el premio; el juego sólo está medio hecho; exige dos tantos.
Por eso empiezan de nuevo, procediendo completamente de la misma manera. Si ahora el mismo que acabó en primer lugar con sus fichas acaba con ellas otra vez el primero, entonces el juego está terminado; pero no si el otro le hace empate; en este caso tienen que continuar el juego.
Aquel que dos veces continuas acabe el primero con sus fichas gana definitivamente y es acreedor del premio.

 

A las instrucciones de los juegos se suman las del cultivo del maíz, la preparación de la chicha de manzana chisko, la elaboración de alfarería, platería y tejidos de telar, las técnicas de caza y pesca, los casamientos y las guerras. Evidentemente, su historia refleja también las sombras que se cernieron sobre los Mapuche:

 

Muchas injusticias me hacían en este terreno los vecinos [colonos chilenos]: me ponían cercos por medio de mi fundo, continuamente me violaron la línea de demarcación. Un cerco bueno no erigían; por mi suelo no más pasaron sus cercos esos huincas.
Muchas veces me fui donde el Protector de Indígenas en Temuco. "Se te hará justicia", me dijo ... pero mi terreno no se me ha devuelto nunca.
Además los mismos parientes me causaban daño en el terreno. Por eso me afligía mucho yo, pobre hombre, me cansaba por los eternos disgustos. Me dije a mí mismo: "Ojalá pudiera morir ahora, para no ver nada más de toda esta miseria, yo pobre desgraciado".

 

Como bien señala José Ancán Jara (Centro de Estudios y Documentación Mapuche Liwen de Temuco), prologuista de una de las última ediciones del libro (Santiago: Pehuén, 2002), "la entregada complacencia de los [Mapuche actuales] que ofrecen al mejor postor partículas de tradición convertida en tarjeta postal sigue reproduciendo el rostro más amargo de la derrota experimentada en vivo y en directo por Coña".

El libro comienza con unas palabras que resultan casi proféticas...

 

Kiñe dengu pian (Una cosa diré):
Estoy viejo ya, creo que tengo más de ochenta años. Durante esta larga vida llegué a conocer bien los modos de la gente de antaño; todas las diversas fases de su vida tengo presentes; tenían buenas costumbres, pero también malas.
De todo esto voy a hablar ahora: contaré el desarrollo de mi propia existencia y también el modo de vivir de los antepasados.
En nuestros días la vida ha cambiado; la generación nueva se ha chilenizado mucho; poco a poco ha ido olvidándose del designio y de la índole de nuestra raza; que pasen unos cuantos años y casi ni sabrán hablar ya su lengua nativa.
Entonces, ¡que lean algunas veces siquiera este libro!
Piken mai ta tüfa (He dicho).

 

Acerca de la entrada

Texto: Edgardo Civallero.

Fecha de publicación: 15.09.2015.

Foto: Cementerio Mapuche (enlace).

El texto corresponde a la segunda parte de la colección de ensayos "Páginas enraizadas: Tradiciones, memorias y libros", de Edgardo Civallero, publicado como pre-print en Acta Académica y en Issuu. Las seis partes que componen la serie pueden consultarse juntas aquí.

 


Etiquetas: , ,


Otras entradas

El resto de las entradas publicadas en este blog pueden accederse a través del índice de entradas. También pueden consultarse las tablas de entradas por título de serie y por palabras-clave.

Sobre ancianos, memorias y tradiciones

Sobre ancianos, memorias y tradiciones

Páginas enraizadas (I)


 

El músico Eustaquio Miño, hijo del célebre Eustaquio "Toro Buey" Miño, mira con timidez a la cámara, como si ser filmado le provocara cierta vergüenza. Está sentado en una silla en el patio de su casa, con su bandoneón apoyado en un paño que le cubre el regazo. Como su progenitor, y como buen correntino, Eustaquio ha sido, es y seguirá siendo un cultor del más tradicional chamamé, ese ritmo musical popular de la región noreste de Argentina que tiene como núcleo la provincia de Corrientes.

El hombre hace un repaso cronológico de las grandes figuras chamameceras para un documental que se emitirá por Canal Encuentro, el canal televisivo del Ministerio de Educación de Argentina. Parece que va buscando las palabras con cuidado dentro de su cabeza, totalmente cana. Comienza por los clásicos y llega, inevitablemente, a los últimos exponentes, esos que ya no se ciñen a las formas y estilos del chamamé tradicional, ese que supo cultivar Miño padre y que continúa su heredero. Y cierra su discurso, lento y plagado de intervalos silenciosos, diciendo:

 

...hay un montón de gentes nuevas que... que están haciendo una música como... diría alguno, 'de avanzada', viste... Nosotros [se encoge de hombros]... nos quedamos un poco en el tiempo. Pero por cuidar esto.

 

---

 

Y es que la memoria de un pueblo, de una sociedad, reside sobre todo en sus ancianos y en sus bibliotecas. La primera es la memoria viva; la segunda, la memoria escrita. Ambas son terriblemente frágiles, aunque –probablemente por el alto estatus que a lo largo de la historia ha alcanzado por la palabra impresa– la última parece haber recibido más atención y haber sido (y ser) mejor considerada.

A pesar de que buena parte de las raíces identitarias de todos los pueblos del mundo residen en las manos, las memorias y los labios de hombres y mujeres de cabellos blancos y pieles arrugadas que, como Eustaquio Miño, se quedaron un paso atrás para "guardar el fortín" y para que la tradición que nos hace quienes somos no desaparezca ni se olvide, son pocos los que prestan oído a lo que tienen que decir las personas mayores.

Entre esos pocos se cuenta Félix Medina, un joven del pueblo indígena Qom, también conocido como "toba", originario del noreste de Argentina, sobre todo de la parte que ahora ocupa la actual provincia de Chaco. Félix vive en Tres Pozos, una de las veintitantas comunidades de la confluencia de los ríos Teuco y Bermejito, y pasa mucho tiempo moviéndose de comunidad en comunidad Qom, buscando a los más viejos y sentándose a escuchar lo que tienen para contarle. Entrevistado para otro documental de Canal Encuentro, el muchacho trastabilla al construir la oración en castellano pero no duda demasiado en cuanto a la idea que quiere expresar:

 

El respeto a los ancianos y a las ancianas, eso es... es... inconfundible, porque... se sigue respetando... porque son los únicos libros que todavía los tenemos, los ancianos y las ancianas. Después, bueno, es cuestión de uno el poder mejorar las cosas... Una anciana, un anciano... digamos, si no tenemos ancianos, no tenemos ancianas, estamos muertos. No hay quién nos pueda guiar.

 

---

 

En ocasiones, el rol vital de los ancianos dentro de una sociedad queda en evidencia de la forma más terrible: cuando se convierten en los últimos depositarios de uno de los rasgos que es (o debería ser) más caro, más querido para un grupo humano.

Es el caso de Dora Manchado, una de las últimas hablantes de aonek'o 'a'yen, la lengua de los Aonek'enk. También llamados "tehuelches del sur", los Aonek'enk son los habitantes originarios del sur de la Patagonia argentina (parte de la provincia de Chubut, y provincia de Santa Cruz). En la actualidad quedan muy pocos individuos pertenecientes a este pueblo; de ellos, un puñado recuerda y sabe pronunciar algunas palabras habituales o frases sueltas en su lengua originaria: "cuchillo", "buenos días", "agua", "guanaco"... Y solo dos personas –la ya mencionada Manchado, y José Manco, ambos ya ancianos– la manejan con la fluidez necesaria como para mantener una conversación.

Con la colaboración de lingüistas y antropólogos, el aonek'o 'a'yen se está documentando y recuperando como para poder ser enseñado a través de programas de Educación Intercultural Bilingüe entre los niños y jóvenes Aonek'enk. Dora ha tenido la oportunidad de pasar el testigo legado por sus ancestros a la siguiente generación.

Otros no lo han logrado.

 

---

 

Son muchos los ancianos que, por una razón u otra, han partido llevándose consigo buena parte de lo que su sociedad les dio en préstamo para que lo guardaran y transmitieran. A veces, las más afortunadas dentro de la desgracia, se logran conservar unas migajas, unos retazos de esos saberes. Otras, ni eso.

Un ejemplo, uno de tantos, es el de Lola Kiepja, la última xo'on o "chamán" del pueblo Selk'nam u "ona", habitantes originarios de la Isla Grande de Tierra del Fuego. La antropóloga franco-estadounidense Anne Chapman tuvo oportunidad de conocerla y grabar algunos de sus cantos chamánicos entre 1965 y 1966, poco antes de que Lola falleciera. Se trata de uno de los pocos fragmentos tangibles de una lengua y una cultura que fueron borradas del mapa por los colonizadores y, sobre todo, por los estancieros de principios del siglo XX: amparados por el Estado argentino, masacraron vilmente a los Selk'nam y redujeron a los sobrevivientes en misiones católicas en donde sus vidas y su cultura terminaron por apagarse.

Una de las interpretaciones de Lola grabadas, traducidas y publicadas por Chapman, quizás la más difundida, habla de los viajes de la xo'on a la Montaña del Poder, donde moraban los ancestros. Y si bien es un simple canto chamánico, de alguna manera no deja de sonar como una despedida. Una que puede hacerse extensible a todos los ancianos que, al morir, se llevaron consigo la memoria de un pueblo entero.

 

Aquí estoy cantando. El viento me lleva.
Estoy siguiendo las pisadas de los que murieron...

 

Bibliografía citada

Canal Encuentro (2014). Chamamé. 3. Tradición y presente. Buenos Aires: Ministerio de Educación de la Nación.

Canal Encuentro (2007). Pueblos originarios. Temporada I. Qom. Buenos Aires: Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología.

Canal Encuentro (2007). Pueblos originarios. Temporada I. Aónikenk. Buenos Aires: Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología.

Chapman, Anne (2007). Los selk'nam: la vida de los onas en Tierra del Fuego. Buenos Aires: Emecé Editores.

Flores, Enrique (2009). Cantos chamánicos selknam. Revista de Literaturas Populares, IX (2), pp. 277-314. [En línea].

 

Acerca de la entrada

Texto: Edgardo Civallero.

Fecha de publicación: 08.09.2015.

Foto: Talla en madera. Fotograma del documental "Manos creadoras: Artesanos del río Caura" (enlace).

El texto corresponde a la primera parte de la colección de ensayos "Páginas enraizadas: Tradiciones, memorias y libros", de Edgardo Civallero, publicado como pre-print en Acta Académica y en Issuu. Las seis partes que componen la serie pueden consultarse juntas aquí.

 


Etiquetas: , ,


Otras entradas

El resto de las entradas publicadas en este blog pueden accederse a través del índice de entradas. También pueden consultarse las tablas de entradas por título de serie y por palabras-clave.

El traductor de Las mil y una noches

El traductor de "Las mil y una noches"

Historias de libros con historias (V)


 

Este trabajo, laborioso como pueda parecer, ha sido para mí una obra de amor, y una fuente inacabable de solaz y satisfacción. Durante mis largos años de destierro oficial en los exuberantes y mortales desiertos del África occidental, y durante las tristes y monótonas tardes de América del Sur, demostró ser un talismán contra el aburrimiento y el desánimo.

 

Así comenzaba Richard F. Burton el prefacio de su versión traducida y anotada de The Book of the Thousand Nights and a Night: A Plain and Literal Translation of the Arabian Nights Entertainment (El libro de las mil y una noches: una traducción simple y literal de Las Mil y Una Noches), cuyo primer volumen fue publicado hacia 1885.

El libro de las mil y una noches (en árabe, Kitab alf layla wa layla) es una ecléctica colección de narraciones de toda laya (desde lo dramático a lo humorístico, pasando por la adivinanza, el relato con moraleja y el cuento erótico) que originalmente pertenecían a la tradición oral de Asia Central, Meridional y Occidental y del norte de África. Si bien los investigadores académicos no han logrado aún deshacer la intrincada madeja que representa el origen y la evolución de cada uno de los relatos que componen las diferentes (y numerosas) versiones de esta obra, todos ellos coinciden en señalar que las raíces de las narrativas pueden rastrearse hasta los folklores de la antigua Mesopotamia, Egipto, Persia y la India.

Todas las versiones del texto coinciden en la estructura general: una historia base (la de Scheherezade, derivada probablemente de una obra Pahlavi titulada Hazār Afsān o "Los mil cuentos", vid. Tafazzoli y Khromov, 1996 : 80) en la que se insertan otras historias, algunas con una extensión de una línea, y otras con cientos de ellas. Algunas ediciones alcanzan solo unos centenares de noches, mientras que otras llegan a las "mil y una" que establece el título y unas pocas superan esa cifra.

Los relatos más famosos de esta colección ("Aladino y la lámpara maravillosa", "Alí Babá y los cuarenta ladrones", "Los siete viajes de Simbad el marino"), aún siendo tradicionales de Oriente Medio, no se encuentran en las versiones árabes del libro, sino que fueron agregadas por los traductores europeos. En las historias se cruzan seres mitológicos de varias partes de Asia con personajes históricos reales (como el califa abásida Harun al-Rashid y su gran visir Jafar al-Barmaki), que en ocasiones vivieron en épocas distintas pero que conviven e interactúan en las páginas del texto.

La primera referencia al libro escrito en árabe aparece en El Cairo hacia el siglo XII. Desde entonces se generaron dos tradiciones de manuscritos: la siria (la tradición más antigua, con versiones más cortas, y que conservaban el sabor tradicional de los relatos árabes medievales) y la egipcia (versiones más largas, más ricas, más detalladas). En Europa, por su parte, las ediciones más tempranas del texto se remontan a principios del siglo XVIII; entre 1704 y 1717, el francés Antoine Galland publicó la primera traducción a una lengua europea: 12 volúmenes basados en un original sirio (vid. Mahdi, 1995 : 11; Dobie, 2008). El trabajo de Galland incluyó cuentos que no estaban en los originales en árabe que usó como fuentes. El texto causó gran sensación en Europa, y los estudiosos se lanzaron entonces a la búsqueda del libro "original" y "primigenio". En esa búsqueda dieron con las versiones egipcias de la obra. La primera traducción al inglés de tales versiones tipo fue publicada por Edward Lane (1840-1859) pero, debido a sus explícitos y gráficos contenidos sexuales, fue tremendamente recortada. Años después aparecieron traducciones sin recortes ni censuras: fueron hechas por John Payne (1882, 9 volúmenes) y por Richard Burton (1885, 10 volúmenes más 6 tomos accesorios).

Dado que para las leyes de la Inglaterra imperial victoriana las alusiones sexuales del libro eran pura y simple pornografía y, por ende, estaban prohibidas, las tiradas de las obras de Payne y Burton se realizaron a pedido, por suscripción. Los libros de Burton, por ejemplo, llevaban un sello en la portada: "Privately printed by the Burton Club" (Impresión privada del Club Burton).

El capitán Sir Richard Francis Burton (Reino Unido, 1821-1890) fue explorador, geógrafo, traductor, escritor, soldado, orientalista, cartógrafo, etnólogo, espía, lingüista, poeta, esgrimista y diplomático. Fue famoso en su época por su extraordinario conocimiento de lenguas y culturas (se dice que manejaba con soltura una treintena de idiomas europeos, asiáticos y africanos); por sus viajes y exploraciones a través de Asia, África y América; por haber publicado el Kama Sutra en inglés; por haber viajado a La Meca disfrazado de árabe (toda una "hazaña" que le hubiera valido la muerte de ser descubierto); por haber viajado con J. H. Speke buscando las fuentes del Nilo, y haber sido el primer europeo en ver el Lago Tanganika; y por haber traducido al inglés "El libro de las mil y una noches" sin esquivar los más que notorios contenidos sexuales de muchos de los cuentos.

Ocurre que Burton era una persona con un enorme interés por lo erótico; sobre todo, por los hábitos, creencias y costumbres que al respecto ponían en práctica las distintas sociedades que visitaba en sus expediciones. Llegó a medir y a anotar en sus diarios las dimensiones de los genitales de los hombres que encontraba en sus viajes, y a consignar prácticas sexuales en las que, evidentemente, participó de forma directa (violando, en el proceso, una buena media docena de tabúes británicos, incluyendo algunos tabúes raciales muy poderosos).

Tan bien conocía la materia que no sólo no abrevió o recortó la carga erótica de El libro de las mil y una noches, sino que la amplió y complementó con numerosas anotaciones personales. Y es que una de las características de la prolífica producción literaria y académica de Burton son sus abundantes notas al pie y sus apéndices, que incluyen todo tipo información, en ocasiones adquirida de primera mano.

Su edición de El libro de las mil y unas noches le granjeó no pocas críticas y enemistades. Algunos lo acusaron de haber plagiado directamente ediciones anteriores (concretamente, la de Payne); otros, de haber editado un panfleto pornográfico que sólo respondía a su "enfermiza obsesión" con el sexo; otros lo criticaron por el lenguaje arcaico que usó en el libro, muy difícil de leer; y otros, por la exagerada cantidad de notas (y los 6 volúmenes de apéndices), que solo servían para hacer gala de sus conocimientos y vanagloriarse, y en ocasiones, en lugar de ilustrar al lector, lo confundían (algo no demasiado lejos de la verdad).

Burton hizo caso omiso de los comentarios. Era un individuo apasionado por su trabajo. Esa pasión lo llevó a denunciar en sus escritos la hipocresía de la sociedad en la que vivía o los desmanes del sistema colonial británico, aún en desmedro de su propia carrera.

A pesar de haberse embarcado en numerosas aventuras físicas e intelectuales a lo largo de sus casi 70 años de vida, Burton tenía una especial relación con El libro de las mil y una noches en particular. Era su "pasión mayor". En el prefacio de la obra señala que, cada vez que se ponía a trabajar en la obra, venían inmediatamente a su memoria un montón de imágenes, recuerdos de sus andanzas...

 

...el lucero del alba colgando, solitario, del aire puro del horizonte occidental ...las tiendas de lana, bajas y negras, de los verdaderos Beduinos, meros puntos en un páramo ilimitado de arcillas pardas como los leones y de gravas marrones como las gacelas. Endulzada por la distancia, se escuchan las salvajes y extrañas canciones de muchachos y muchachas, conduciendo sus ovejas y cabras a través del crepúsculo...

 

Bibliografía citada

Dobie, Madeleine (2008). Translation in the Contact Zone: Antoine Galland's Mille et une nuits: contes arabes. En Makdisi, S.; Nussbaum, F. (eds.). The Arabian Nights in Historical Context: Between East and West. Oxford: Oxford University Press.

Mahdi, Muhsin (1995). The Thousand and One Nights. Leyden: E. J. Brill.

Tafazzoli, A.; Khromov, A. L. (1996). Sassanian Iran – Intellectual Life. En Dani, Ahmad H.; Litvinsky, B. A. (eds.). History of civilizations of Central Asia. Vol. III. The crossroads of civilizations: A.D. 250 to 750. París: UNESCO, pp. 79-102.

 

Acerca de la entrada

Texto: Edgardo Civallero.

Fecha de publicación: 01.09.2015.

Foto: Frontispicio original del primer volumen de la edición de Burton, realizado por el ilustrador francés Adolphe Lalauze (enlace).

El texto corresponde a la quinta y última parte de la colección de ensayos "Márgenes y renglones: Historias de libros con historias", de Edgardo Civallero, publicado como pre-print en Acta Académica y en Issuu. Las cinco partes que componen la serie pueden consultarse juntas aquí.

 


Etiquetas: ,


Otras entradas

El resto de las entradas publicadas en este blog pueden accederse a través del índice de entradas. También pueden consultarse las tablas de entradas por título de serie y por palabras-clave.

© Edgardo Civallero | Creative Commons by-nc-nd