Libros pintados

La historia de una muchacha

Libros pintados (IV)


 

Truyen Kieu ("El cuento de Kieu") es una de las piezas más importantes de la poesía de Vietnam. No se trata solo de una joya literaria clásica conocida por casi todos los vietnamitas –se dice que la mayoría sabe las seis primeras líneas de memoria– sino de un texto en el que se plantean y resuelven (o no) cuestiones sobre moralidad personal y obligaciones políticas.

Sus 3254 versos fueron escritos por el poeta Nguyen Du (1765-1820) con el título de Ðoan Truong Tân Thanh, cuya traducción al castellano sería "Nuevo grito de un corazón roto" o "Nuevos acentos de una canción desgarradora", dependiendo del traductor.

 

Un poco de historia

 

A finales del siglo XVIII, el actual territorio de Vietnam estaba gobernado oficialmente por la dinastía Lê (1428-1788), que para entonces ocupaba el trono nominalmente, pues con el paso del tiempo había perdido influencia y se había debilitado. El emperador era una mera figura sin valor; el poder real en el país estaba siendo disputado por dos clanes –los Trinh en el norte y los Nguyen en el sur– que llevaban enfrentados prácticamente desde 1620.

Hacia 1770 el clan de los Nguyen sufrió una revuelta popular liderada por tres hermanos de la aldea de Tây Son (conocidos como los hermanos Tây Son). Hartos de las continúas guerras que los Nguyen llevaban a cabo contra sus vecinos del Imperio Khmer y del estado de Siam, de los pesados impuestos y de la corrupción de los funcionarios, los campesinos se sublevaron bajo las órdenes de uno de los hermanos, el general Nguyen Hue (sin ninguna relación de parentesco con el clan dominante, como pudiera sugerir el nombre). Tras derrotar a la poderosa familia en 1776, los rebeldes marcharon hacia el norte, y una década después vencieron a los Trinh, que para entonces manejaban directamente los hilos del títere imperial de turno. Nguyen Hue volvió triunfante a sus tierras del sur, y el emperador murió poco después.

Con la llegada al poder de Lê Chiêu Thong se reiniciaron los intentos por parte de los Trinh de controlar al gobernante. Esto provocó un nuevo avance de los ejércitos de los Tây Son desde el sur en 1786, lo cual obligó a los Trinh y al emperador a refugiarse en la corte de los Qing en Beijing, China. Allí, Lê Chiêu Thong pidió ayuda al emperador Qiánlóng para recuperar su trono y sus posesiones. Bajo la (probablemente falsa) pretensión de restaurar a los Lê en el poder, las tropas chinas entraron en territorio vietnamita en 1788, pero fueron derrotadas por el ejército de Nguyen Hue, que desde entonces fue considerado héroe nacional y acabaría ocupando el trono bajo el nombre de Quang Trung.

Tras su muerte, su dinastía perdió prestigio, lo que permitió que un miembro del casi extinto clan Nguyen, Nguyen Ánh, se hiciera con el control del país en una década, lo unificara y se autoproclamara emperador en 1802, subiendo al trono como Gia Long e inaugurando la dinastía Nguyen, la última del país.

 

El autor

 

Nguyen Du nació en 1766 en Bích Câu, un importante barrio de la ciudad entonces conocida como Thăng Long (hoy Hanoi), capital de los Trinh. Fue el séptimo hijo de Nguyen Nghiem, ex-primer ministro de la dinastía Lê; su madre, la tercera esposa de su padre, amaba la poesía y se ganaba la vida cantando (una profesión que entonces estaba mal vista). Nguyen Due perdió a ambos progenitores cuando era adolescente, y con 19 años remató sus estudios.

Tras graduarse fue nombrado asesor militar del Ejército Real, dominado por los señores del clan Trinh. Cuando estos fueron derrotados por el general Nguyen Hue en 1786, Nguyen Du se negó a servir en la administración de los vencedores Tây Son. Su negativa le llevó a la cárcel por un tiempo, al cabo del cual fue devuelto a su lugar natal.

Cuando Nguyen Ánh se hizo con el control de Vietnam en 1802 y subió al trono como Gia Long, pidió a Nguyen Du que se uniera a su gobierno, y este lo hizo, aunque contra su voluntad: muchos mandarines (quan, funcionarios imperiales) del norte del país rechazaron la petición argumentando que un mandarín solo puede servir a una única dinastía. Nguyen Du recuperó su antiguo puesto de asesor militar, que abandonaría más adelante al ser nombrado embajador en China (1813). Posteriormente sería designado para otras dos misiones diplomáticas en Beijing, pero murió antes de poder cumplir la segunda, a causa de una larga enfermedad para la cual se negó a recibir tratamiento.

El autor vivió toda su vida adulta bajo el peso de haber traicionado a la dinastía Lê, que tanto había beneficiado a su padre y a su familia. La lealtad al padre, al maestro y al monarca era una de los ejes principales de la filosofía confucianista dominante en Vietnam en aquella época. Este remordimiento y esta culpa aparecen claramente reflejados en su obra maestra.

Además del clásico Ðoan Truong Tân Thanh, la obra escrita de Nguyen Du incluye otros textos, como por ejemplo Thanh Hiên thi tâp ("Poemas de Thanh Hiên") o Bác Hành Tap Luc ("Viaje al norte").

 

La obra

 

Truyen Kieu está basado en una novela china de la dinastía Míng titulada Jīn yún qiào ("La historia de Jīn, Yún y Qiào"). Escrita hacia el siglo XVII por un desconocido que firmó con el seudónimo Qīngxīn Cáirén, "Hombre de talento y de corazón puro", era una historia romántica que Nguyen Du habría descubierto mientras servía como embajador en China en 1813.

Inspirándose en ese relato, el autor vietnamita creó una obra en la que intentó plasmar la turbulenta situación política y social de su país y, de alguna forma, los conflictos de creencias y valores que esa situación creaba entre sus habitantes. En su composición utilizó una estructura tradicional que alterna versos de seis y ocho sílabas conocida como luc bát. Se trata de una métrica muy apreciada en Vietnam, que también aparece en el ca do (corpus de poemas tradicionales vietnamitas que hablan de la vida, la moralidad, las relaciones humanas y la belleza de la naturaleza) y es muy popular entre todos los estratos sociales (a diferencia de otras, orientadas a la clase alta).

El argumento de Truyen Kieu gira en torno a la piedad filial, uno de los principales pilares del confucianismo, al que Nguyen Du agrega algunos conceptos de karma budistas, además de creencias, ideas y valores que suponen un desafío para los estudiosos actuales a la hora de analizar el poema. Probablemente el autor, agobiado por sus propios conflictos personales (su traición a la dinastía Lê, equiparable a una falta de piedad filial), vertió en esas páginas sus confusos sentimientos y produjo, a la postre, una maraña emocional de la cual los investigadores sólo han podido extraer un par de reflexiones sólidas.

En líneas generales, la obra narra la vida de una joven bella y talentosa, Thúy Kieu, que se sacrifica para salvar a su desgraciada familia. Al principio de la historia, la muchacha visita la tumba de sus ancestros con sus hermanos más jóvenes. Allí conoce a Kim Trong, un joven estudioso con quien más tarde termina prometiéndose en matrimonio. Sin embargo, la boda tiene que retrasarse, pues el novio debe viajar a su pueblo natal y permanecer allí medio año, manteniendo riguroso luto por un familiar. Durante ese tiempo, la desgracia comienza a abatirse sobre Kieu. Su familia es falsamente incriminada por un tratante de seda; el gobierno la despoja, a ella y a los suyos, de todas sus riquezas, en tanto que su padre y su hermano se enfrentan a penas de cárcel. Kieu decide venderse al estudioso Ma para liberar a su familia, mostrando así su enorme piedad filial. Al mismo tiempo, no olvida su promesa a Kim Trong, pidiendo a su hermana Thúy Vân que, llegado el caso, la cumpla en su lugar. El estudioso Ma resulta ser un proxeneta que está a cargo de reclutar chicas para el burdel de la señora Tú. Después de violar a Kieu, la arrastra al prostíbulo, pero ella amenaza con matarse si se la fuerza a atender a algún cliente. La señora Tú alquila entonces a Só Khanh, un playboy que la engaña y logra romper su dignidad. Kieu termina prostituyéndose.

Su belleza atrae a muchos hombres, incluyendo a Thúc Sinh, que usa su fortuna para comprar la libertad de la muchacha y casarse con ella, aunque ya tiene una esposa llamada Hoan Thu, la hija de un primer ministro. Esta, al enterarse de la existencia de Kieu, ordena a sus matones que la busquen, la secuestren durante una ausencia de su marido y la obliguen a servir en su casa como esclava. Thúc Sinh queda estupefacto al encontrar a su joven segunda esposa esclavizada, pero no puede decir nada ante su primera esposa. Kieu termina huyendo, robando dos candelabros en el proceso. Se dirige a un templo budista, donde la monja Giác Duyên la recibe y la ayuda. Pero al encontrar objetos robados en su posesión, la echa, y Kieu vuelve a caer en la prostitución.

En el nuevo burdel conoce a Tù Hai, líder de un ejército revolucionario. Ambos se casan y viven juntos durante cinco años, como monarcas de un reino temporal. Engañada por el general Ho Tôn Hien, Kieu convence a su marido para entregarse a cambio de una amnistía. Esto lleva a la invasión del reino de Tù Hai y a su muerte. Alucinado por la belleza de Kieu, Ho Tôn HIen la obliga a tocar música en su banquete triunfal, tras lo cual la viola. Para evitar los rumores, se apresura a casarla a la fuerza con un funcionario local. Totalmente destrozada, la chica se arroja al río Tien Duòng. Sin embargo, es rescatada por la monja Giác Duyên. Durante todo este tiempo, Kim Trong, el primer amor de Kieu, se ha convertido en un funcionario y se ha ocupado de proteger a la familia de la chica. Nunca ha dejado de buscarla. Finalmente la encuentra con la monja budista. La protagonista termina reuniéndose nuevamente con su amor y con su familia, rompiendo así el ciclo de mal karma. Y si bien se casa con Kim Trong, rechaza tener cualquier tipo de contacto físico con él porque cree que no es digna.

En las líneas de su poema, Nguyen Du retrata los dolores de la sociedad de su época. Describe funcionarios corruptos y tratantes de prostitutas, e incluso retrata al líder de los Tây Son, Nguyen Hue, en el personaje de Tù Hai, como una especie de venganza literaria hacia aquel que, desde su punto de vista, le arrebató su statu quo. Todo ello, mezclado con un sentimiento de melancolía por un pasado perdido, auto-recriminación, resentimiento y dudas sobre el futuro.

 

El manuscrito

 

La copia manuscrita de Truyen Kieu que se conserva en la British Library (Or 14844) fue completada hacia 1894, en folios de papel de 35 x 22 cm. Cada página está bellamente ilustrada con escenas de la propia historia. El libro está encuadernado en seda amarilla cubierta de una trama de dragones. El sinólogo francés Paul Pelliot (1898-1945) compró el manuscrito en 1929, y realizó anotaciones en él.

El texto fue redactado en la escritura chu nôm: un conjunto de caracteres chinos empleados para escribir palabras sino-vietnamitas, y de caracteres chinos modificados, usados para representar palabras vietnamitas nativas. Si bien la escritura formal en Vietnam se realizó en chino clásico prácticamente hasta el siglo XX, el chu nôm fue utilizado por una elite de autores vietnamitas, entre los siglos XV y XIX, para escribir trabajos populares, especialmente en verso. Hacia 1920, este sistema (implementado por el emperador Quang Trung) fue desplazado por el alfabeto latino modificado (quoc ngu), vigente hoy en día.

 

Bibliografía

Sanh Thông, Huỳnh (1983). Nguyen Du's The Tale of Kieu: A Bilingual Edition. New Have, Londres: Yale University Press.

Sheldon, Mary E. (2008). Confucian and Buddhist Values in Nguyen Du's The Tale of Kieu. East West Connections, 8 (1).

World Digital Library (s.f.). The Tale of Kieu. [En línea].

 

Acerca de la entrada

Texto: Edgardo Civallero.

Fecha de publicación: 27.09.2016.

Foto: The Tale of Kieu.

El texto corresponde a la cuarta parte de "Libros pintados", de Edgardo Civallero, publicado como pre-print en Acta Académica y en Issuu. Las partes que componen la serie pueden consultarse juntas aquí.

 


Etiquetas: ,


Otras entradas

El resto de las entradas publicadas en este blog pueden accederse a través del índice de entradas. También pueden consultarse las tablas de entradas por título de serie y por palabras-clave.

Libros pintados

El libro de trajes de Rålamb

Libros pintados (III)


 

Un muraqqa' es un álbum de recortes que contiene miniaturas pintadas a mano y muestras de caligrafía tomadas de distintas fuentes.

El formato gozó de mucha popularidad entre los bibliófilos y coleccionistas del mundo islámico entre los siglos XVI y XIX. Cada muraqqa' se iba armando página a página, pacientemente y a lo largo de un periodo de tiempo que en ocasiones podía ser muy dilatado. Para crearlo se recortaban o arrancaban miniaturas y caligrafías de otros libros o bien se las creaba ex profeso; los recortes y/o selecciones se iban pegando como un collage (de hecho, la palabra muraqqa' significa "parcheado" o "atuendo con parches") sobre pliegos de igual tamaño, generalmente provistos de márgenes ricamente decorados. Cuando se consideraba que el álbum estaba completo, las hojas se encuadernaban entre dos fuertes tapas adornadas con laca, cuero repujado, dorados, etc.

Debido a su alto costo (en su producción podía participar un equipo completo de distintos artistas), los muraqqa' solían ser trabajos reservados a personas con una buena posición económica: reyes, gobernadores, embajadores y otros cargos, y ricos comerciantes y coleccionistas. Por eso mismo, se contaban entre los regalos que se hacían con motivo de algún acontecimiento importante: la subida al trono de un monarca, una boda, un nacimiento, la firma de un tratado o un nombramiento político. Asimismo, eran empleados como obsequios diplomáticos.

Originalmente sólo contenían muestras de caligrafía; las miniaturas pintadas comenzaron a aparecer en ellos a partir del reinado de Gīāt al-dīn Bāysongor (1397-1433), de la dinastía persa de los Timúridas: un gran calígrafo, además de un mecenas de las artes y el principal impulsor de la miniatura en Persia. En general, los muraqqa' se organizaban de forma tal que cada pieza de caligrafía quedase colocada enfrente de una miniatura; de la creatividad del compilador (generalmente un bibliotecario) dependía que ambas piezas tuvieran alguna relación. En aquellos álbumes que sólo incluían caligrafía, los fragmentos solían ordenarse cronológicamente, para mostrar así la evolución de un estilo determinado.

Para el siglo XVI el muraqqa' se había convertido en el soporte principal de la miniatura tanto en la Persia de los Safávidas como en el Imperio Mogol de la India y en el Imperio Otomano. El formato terminó reemplazando a los grandes manuscritos ilustrados (especialmente de poesía clásica) que hasta entonces habían sido el vehículo principal para los pintores de miniaturas, y condicionó la evolución posterior de esa tradición artística.

En el Imperio Otomano tuvieron cierta difusión los álbumes especiales para extranjeros, los cuales no contenían muestras de caligrafía, solo ilustraciones. Adquiridos generalmente como souvenirs, también podían usarse como pequeños manuales que proveían de información básica y útil sobre la sociedad otomana y sus hábitos (en la India de los siglos XVIII y XIX se crearon volúmenes similares para los colonos europeos). Algunos investigadores comparan las "escenas de interés" en estos muraqqa' con las fotos e ilustraciones pittoresque y algunas postales.

Uno de estos particulares "álbumes para extranjeros" conservados en la actualidad es el llamado Rålambska Dräktboken (en sueco, "El libro de trajes de Rålamb"), un ejemplar que hoy forma parte de la Colección Rålamb, ubicada en la sección de manuscritos de la Biblioteca Nacional de Suecia. El fundador de esa colección fue el barón sueco Gustaf Rålamb (1675-1750), uno de los más famosos coleccionistas de manuscritos del siglo XVIII; sus volúmenes fueron donados a la Biblioteca en 1886.

El "libro de trajes" fue adquirido por el padre de Gustaf, Claes Rålamb (1622-1698), en Constantinopla, en donde fue embajador del rey Carlos X Gustavo de Suecia ante el sultán Mehmed IV del Imperio Otomano entre mayo de 1657 y enero de 1658. Claes tuvo una larga carrera política: además de embajador, fue gobernador del condado de Uppsala (1660) y sirvió en el Riksrådet (1664) y como överståthållaren de Estocolmo (1673-1678).

El álbum consta de 121 hojas de 10 x 14 cm e incluye únicamente miniaturas. La encuadernación es muy poco común: las ilustraciones están colocadas de forma alterna, alineando una con el borde superior del álbum y la siguiente con el borde inferior.

En las coloridas imágenes, además de oficiales y funcionarios turcos están representadas varias profesiones y ocupaciones, y personas de distintos grupos étnicos. Realizados con tinta china y gouache, y a veces adornados con trazos dorados, los dibujos muestran personajes muy estereotipados pintados en un estilo naïve. Ese stilo se repite en otros álbumes conservados en Europa y podría indicar la existencia de un taller en Estambul, en el cual se habrían producido este tipo de documentos bajo demanda destinados a diplomáticos, comerciantes y otros visitantes extranjeros que pasaran por la ciudad.

La mayor parte de las hojas del "libro de trajes" tienen notas en francés, italiano o latín, así como apuntes en sueco del propio Claes. Al final del libro hay una lámina con seis retratos enmarcados en sendos medallones. Cuatro de ellos pertenecen a reyes sasánidas, y uno es un monarca bizantino (probablemente Heraclio). El sexto retrato es de 'Abd Manaf, uno de los ancestros de Mahoma.

Las miniaturas de este álbum están conectadas con las Rålambs turkiska målningar (en sueco, "Pinturas turcas de Rålamb"), una serie de 20 cuadros en los que está representada una procesión del sultán Mehmet IV por las calles de Estambul, que pueden contemplarse en el Nordiska Museet de Estocolmo. Rålamb fue testigo de ese desfile durante su embajada y lo plasmó con todo detalle en su diario. De regreso a Suecia, encargó los cuadros a un artista local, que se inspiraría en las miniaturas del "libro de trajes" para tratar de imitar el estilo artístico otomano.

 

Bibliografía

Ådahl, Karin (ed.) (2006). The Sultan's Procession. The Swedish Embassy to Sultan Mehmed IV in 1657-165 8 and the Rålamb paintings. Estambul: Swedish Research Institute in Istanbul.

Kungliga Biblioteket (s.f.). Rålambska Dräktboken. [En línea].

World Digital Library (s.f.). Rålamb Book of Costumes. [En línea].

 

Acerca de la entrada

Texto: Edgardo Civallero.

Fecha de publicación: 20.09.2016.

Foto: Rålamb Book of Costumes.

El texto corresponde a la tercera parte de "Libros pintados", de Edgardo Civallero, publicado como pre-print en Acta Académica y en Issuu. Las partes que componen la serie pueden consultarse juntas aquí.

 


Etiquetas: ,


Otras entradas

El resto de las entradas publicadas en este blog pueden accederse a través del índice de entradas. También pueden consultarse las tablas de entradas por título de serie y por palabras-clave.

Libros pintados

La historia de Damar Wulan

Libros pintados (II)


 

Damar Wulan es un legendario héroe javanés, protagonista central de un conocido ciclo de historias tradicionales.

Generalmente representadas en espectáculos de wayang klithik (una variedad del teatro de sombras), langendriyan (ópera con bailarinas) y kethoprak (teatro basado en romances javaneses), los relatos refieren las aventuras de Damar Wulan en el marco de las luchas históricas entre varios reinos hinduistas de la isla de Java (especialmente Majapahit y Blambangan) hacia fines del siglo XV.

Existen varios manuscritos que recogen la saga y numerosas impresiones de al menos dos versiones diferentes de la misma, además de incontables adaptaciones para teatro. Sin embargo, el manuscrito más conocido (que, además, incluye una de las variantes más largas de la historia) es, con toda probabilidad, el Surat Damar Wulan ("El escrito de Damar Wulan"), conservado hoy en la British Library (catálogo MSS.Jav.89).

El ejemplar fue donado el 20 de enero de 1815 a la India Office Library (sección de la British Library encargada de los asuntos relativos a la India) por el Teniente Coronel William Raban, un militar británico que sirvió sus últimos años en Cirebon, en la costa norte de Java, entre 1812 y 1814.

Se trata de un volumen sin fecha de creación ni mención de autoría, que cuenta con 215 folios de 255 x 200 mm, sucios por un uso intenso. Tiene 14 líneas por página, escritas en lengua y alfabeto javanés con tinta negra y adornos dorados. Las marcas de agua del papel, "J. Honig" y "LH & Z" (dos tradicionales papeleras holandesas), sitúan la elaboración del ejemplar en la isla de Java entre 1800 y 1855, aunque algunas fuentes lo ubican en la segunda mitad del siglo XVIII.

El rasgo más llamativo de esta obra son sus 153 ilustraciones, las cuales, además de complementar la propia narrativa, describen gráficamente la vida cotidiana de la sociedad javanesa a finales del siglo XVIII y principios del XIX. Las pinturas revelan la enorme sensibilidad del artista a la hora de captar los detalles más insignificantes de escenas cotidianas, detalles que dan mucha naturalidad –e incluso un cierto toque de humor– a cada imagen. Los dibujos muestran desde objetos de la vida diaria (enseres de cocina, jaulas de pájaros, macetas) hasta escenas de música y danza de enorme interés para los etnomusicólogos y músicos actuales. Se nota una fuerte influencia europea, sobre todo en el mobiliario y la indumentaria. Asimismo, hay curiosas contaminaciones: un ejemplo es que la gente se sienta en sillas europeas pero con las piernas cruzadas al estilo javanés, forma tradicional de sentarse en el suelo.

Las ilustraciones están realizadas siguiendo el estilo artístico (adornos, colores, trazos) usado para las marionetas del teatro wayang, desarrollado en Java desde finales del periodo hinduista. Las marionetas wayang suelen representar personajes de clase alta, de acuerdo a unas determinadas convenciones, y sólo ocasionalmente y de forma realista a la gente común. La peculiaridad de este manuscrito es que el ilustrador presta mucha atención precisamente a esta última y a su entorno.

Nada más comenzar, el texto se atribuye una antigüedad de dos siglos. Si bien en principio los investigadores creyeron que la frase se refería al volumen, probablemente esté relacionada con la propia historia. Una tradición sugiere que la saga de Damar Wulan habría sido escrita por primera vez por Carik Bajra (Tirtawiguna), famoso autor y cronista de la corte de Kartasura (sultanato javanés de Mataram), durante la primera mitad del siglo XVIII. Otra versión, sin embargo, señala que habría sido obra del príncipe (pangeran) Pekik de Surabaya bajo el dominio del sultán Agung de Mataram, hacia 1620. Esta última fecha se ajustaría a los 200 años mencionados en el manuscrito.

Surat Damar Wulan es un típico lakon, término genérico que designa una obra de teatro dramática indonesia. Considerado un poema épico, una especie de romance, se observa sin embargo que el autor creó los personajes y las escenas teniendo en mente los muñecos del teatro de sombras, uno de los géneros artísticos más apreciados en Java. Todo lakon tiene unas características comunes, p.ej. la lucha entre pares opuestos (bien y mal, virtud y vicio) con una victoria final del bien, o la presencia constante de los panakawan, personajes que actúan como sirvientes pero que juegan un rol muy importante en la historia.

El manuscrito narra la vida de Damar Wulan ("Resplandor de la luna"), nacido en la aldea de Paluh Amba, no lejos de Wilwatikta (actual Trowulan), la capital del imperio javanés de Majapahit (1293-1527).

Damar Wulan es presentado como el sobrino de Logender, patih (visir o primer ministro) de Majapahit. En su juventud viaja a la corte para que su tío le dé un empleo acorde a sus capacidades y pretensiones, pero éste, temiendo que su sobrino hiciera sombra a sus propios hijos Layang Setra y Layang Kumitir (tanto en belleza física como en habilidades y carácter), lo relega a tareas menores, como la jardinería o el cuidado de los establos. El destino quiere que la hija de Logender, Anjasmara, se enamore de su primo y se case con él en secreto (Anjasmara se destaca en la literatura javanesa por su papel de esposa encantadora, resuelta y fiel).

Cuando Logender lo descubre, ordena la ejecución de Damar Wulan, pero este salva la vida gracias a las súplicas de su esposa, y es encarcelado junto a ella. Mientras tanto, el rey Menak Jingga ("Caballero rojo") del vecino reino de Blambangan, un personaje retratado como duro y casi demoníaco, pide la mano de Prabu Kenya, la reina célibe de Majapahit (personaje probablemente basado en la reina Suhita, 1429-1447). Al ser rechazado, declara la guerra al imperio y a todos sus aliados, a los que va venciendo uno por uno. Totalmente cercada, la regente se refugia en un retiro religioso en donde cae en trance y recibe un vaticinio: alguien llamado "Damar Wulan" acabará con su enemigo.

Damar Wulan es entonces llamado a la corte y recibe la orden de asesinar a Menak Jingga; de cumplir su cometido, le sería otorgado el propio imperio (y la mano de su reina) como recompensa. Tras muchas aventuras junto a sus ayudantes Sabda Palon y Naya Genggong, y con la colaboración de Wahita y Puyengan, dos concubinas del rey de Blambangan (que se enamoran de él y prometen ayudarlo si se casa con ellas), Damar Wulan averigua que solo puede matar a Menak Jingga con la ayuda del wesi kuning ("hierro amarillo"), un amuleto mágico. Tras obtenerlo, lucha con su adversario, lo decapita y vuelve triunfante a Majapahit con su cabeza. Nuevas aventuras se sucederán (incluyendo su asesinato a mano de sus primos y su resurrección gracias a la intervención de un santón que, como se sabrá más adelante, es su propio padre), antes de que Damar Wulan se case con la reina y ascienda al trono de Majapahit con el nombre de Brawijaya. Anjasmara se convertirá entonces en su segunda esposa, mientras que las dos concubinas de Menak Jingga pasarán a ser las suyas propias. Sus primos Layang Setra y Layang Kumitir, por su parte, acabarán exiliándose.

En otros manuscritos la historia termina en ese punto; no ocurre así en el conservado en la British Library. El padre de Damar Wulan, Udara, había sido patih de Majapahit, pero decidió retirarse de la vida mundana para convertirse en el eremita Tunggul Manik, justo medio año antes de que Damar Wulan naciera. Buscaba convertirse en un ajar, un maestro, y obtener poderes sobrenaturales. Con el tiempo tuvo otros dos hijos, llamados Kuda Rarangin y Kuda Tilarsa, que no se conocían entre sí ni sabían quién era su progenitor. Instigados por Layang Setra, dos monarcas hostiles, Wandan y Anggris, declaran la guerra a Majapahit, y todos los personajes de la historia toman parte en ella. Damar Wulan (o Brawijaya) termina (re)conociendo a sus hermanos, y los tres encuentran a su padre, mientras los enemigos son derrotados.

El padre del "Caballero rojo" Menak Jingga no había nacido de mujer, sino por métodos místicos. Se llamaba Pamengger, y no había olvidado que Damar Wulan era el asesino de su hijo, a quien en su momento había legado un puñado de poderes sobrenaturales. Decidido a vengarse, viaja por el aire hasta Majapahit y, con un conjuro, duerme a toda la corte. De no ser por la oportuna intervención de Tunggul Manik, siempre vigilante, Damar Wulan habría caído bajo la espada de Pamengger. Se produce entonces una titánica lucha en el aire entre los dos ajar, que termina cuando Pamengger extrae una naga (serpiente gigantesca) de su muslo, y Tunggul Manik contraataca invocando a una garuda (ave celestial) que mata a la naga. Pamengger es arrojado a algún lugar lejano, y no se vuelve a saber de él. Tras esta crisis, Anjasmara tiene un hijo, llamado Asmara Sasi, y la reina Prabu Kenya una hija, que más tarde se casaría con Aliman, príncipe del reino de Kadiri o Daha.

Los años pasan y otro peligro se cierne sobre Damar Wulan, avivado esta vez por sus primos Layang Setra y Layang Kumitir, quienes se ponen en contacto con Jaka Jobin, príncipe de Tulang Bawang, en la isla de Sumatra, e hijo de Menak Jingga, y le cuentan que Damar Wulan es el asesino de su padre. Jaka Jobin no tardará en lanzar un potente ataque sobre Majapahit. Se inicia así una nueva guerra, en la que tanto el hijo como el yerno de Damar Wulan desempeñarán un importante papel. Finalmente, Jaka Jobin, Layang Setra y Layang Kumitir son vencidos y muertos. La historia –y el manuscrito– concluye con la boda de Asmara Sasi, hijo de Damar Wulan, con la princesa de Kadiri.

 

Bibliografía

Coster-Wijsman, Lina Maria (1953). Illustrations in a Javanese manuscript (met platen). Bijdragen tot de Taal-, Land- en Volkenkunde, 109 (2), pp. 153-163.

Margana, Sri (2007). Java's Last Frontier. The Struggle for Hegemony of Blambangan, c.1763-1813. [Tesis]. Leiden: Universiteit Leiden. [En línea].

World Digital Library (s.f.). Letter of Damar Wulan. [En línea].

 

Acerca de la entrada

Texto: Edgardo Civallero.

Fecha de publicación: 13.09.2016.

Foto: Letter of Damar Wulan.

El texto corresponde a la segunda parte de "Libros pintados", de Edgardo Civallero, publicado como pre-print en Acta Académica y en Issuu. Las partes que componen la serie pueden consultarse juntas aquí.

 


Etiquetas: ,


Otras entradas

El resto de las entradas publicadas en este blog pueden accederse a través del índice de entradas. También pueden consultarse las tablas de entradas por título de serie y por palabras-clave.

Libros pintados

Un tratado sobre gatos

Libros pintados (I)


 

En noviembre de 2011, la esposa de un viejo bibliófilo del Reino Unido donó a la British Library un manuscrito tailandés que quedó catalogado como "Or 16797" y que ha sido bautizado como "Treatise on cats". Tratado sobre gatos.

El manuscrito es un samut khoi, formato tradicional tailandés –hoy caído en el olvido– que consistía en una tira de papel de morera plegada en acordeón. En este caso se trata de una lámina de color crema cuyos pliegues crean 12 folios alargados, que se despliegan verticalmente. Cada una de las 24 páginas resultantes incluye una pintura de un gato acompañada por una breve explicación, apuntada utilizando los curvilíneos trazos del alfabeto thai. Si bien, como ocurre con muchos otros manuscritos de la zona, el documento no hace ninguna mención a su autor o a su ilustrador ni incluye fecha de producción, se calcula que fue creado en el siglo XIX en el antiguo reino de Siam.

Los dibujos describen gráficamente los distintos tipos de gatos conocidos para entonces en Siam. Y las notas explican, de forma breve y concisa, los principales rasgos físicos de los animales, y los efectos que cada variedad tiene para su dueño. Pues se creía que ciertos tipos de gatos podían traer buena suerte, prosperidad o salud a su poseedor, mientras que otros traían mala fortuna y, en consecuencia, debían evitarse.

En toda Asia sudoriental, pero especialmente en Siam, se produjeron numerosos tratados que versaban sobre aquellos animales que desempeñaban roles importantes en la corte real o en los monasterios budistas. Los más importantes, sin lugar a dudas, eran los elefantes albinos; tras ellos iban los caballos y los gatos.

Según señala la tradición, durante el periodo Ayutthaya (1351-1767) comenzaron a redactarse los tamra maew o "tratados de gatos", manuscritos ilustrados en los que se compilaban los rasgos felinos y sus virtudes o falencias. Los libros que han sobrevivido hasta hoy (únicamente los del periodo Bangkok, desde 1782 en adelante) incluyen hasta 22 tipos de gatos auspiciosos, cada uno con un nombre y una serie de características claramente definidas.

Entre ellos se contaban el Ninlarat (Zafiro oscuro), completamente negro; el Wilat (Belleza), de cuerpo negro con bandas blancas y ojos verdes; el Suphalak (Excelencia) o Thong Daeng (Cobre), de color cobrizo, que espantaba toda malevolencia; el Kao Taem (Nueve puntos), blanco con nueve manchas negros circulares; el Maaleht (Flor) o Dork Lao (Flor Lao), color gris nube y ojos del color del rocío sobre un loto; el Saem Sawet (Blanco alternado), con una piel negra sobre la que se entrecruzan trazos blancos y ojos de oro líquido; el Ratanakamphol (Ropa enjoyada), blanco con un cinturón negro; el Wichien Maas (Diamante de la luna), blanco con hocico, cola, orejas y zarpas negras; el Ninlajak (Círculo de zafiro), negro con collar blanco; el Mulila, negro con orejas blancas y ojos amarillos; el Aan Maa (Silla de montar) o Krorp Waen (Marco de gafas), blanco con anteojeras negras y una mancha negra sobre el lomo; el Pat-sawet (Línea blanca) o Pattalort (Línea a lo largo), negro con una línea blanca que va desde el hocico hasta la punta de la cola; el Krajork (Gorrión), negro con una mancha blanca alrededor de la boca; y el Singha Sep (León), negro con manchas blancas en la punta de la nariz, alrededor de la boca y en el cuello.

Buena parte de la magia y el misterio desaparecieron cuando las potencias occidentales comenzaron a sacar gatos de Siam a fines del siglo XIX y a criarlos fuera. De esas razas y esas creencias quedan hoy solo las memorias apuntadas en los tamra maew.

 

Bibliografía

Clutterbuck, Martin (1998). The legend of Siamese cats. Bangkok: White Lotus.

Clutterbuck, Martin (2008). Auspicious Cats. Inventory, 30. [En línea].

Igunma, Jana (2013). A Treatise on Siamese Cats. Southeast Asia Library Group. [En línea].

World Digital Library (s.f.). Treatise on cats. [En línea].

 

Acerca de la entrada

Texto: Edgardo Civallero.

Fecha de publicación: 06.09.2016.

Foto: Treatise on cats.

El texto corresponde a la primera parte de "Libros pintados", de Edgardo Civallero, publicado como pre-print en Acta Académica y en Issuu. Las partes que componen la serie pueden consultarse juntas aquí.

 


Etiquetas: ,


Otras entradas

El resto de las entradas publicadas en este blog pueden accederse a través del índice de entradas. También pueden consultarse las tablas de entradas por título de serie y por palabras-clave.

© Edgardo Civallero | Creative Commons by-nc-nd