31 may. 2016

Mágicas tablas coránicas

Tablas mágicas

Mágicas tablas coránicas (III)


 

A lo largo y ancho del mundo islámico, el Corán es mucho más que el compendio de la palabra sagrada: el propio libro, el soporte físico en sí, es considerado una fuente de poder y de bendiciones. En el África subsahariana en general, y en Nigeria en particular, esa tradición mágico-religiosa común a todos los musulmanes se potencia y multiplica al combinarse con las creencias y ritos animistas pre-islámicos locales. Así, el "libro de libros" es empleado como medicina, como amuleto protector y/o como agente purificador. Y otro tanto ocurre con cualquier elemento relacionado con sus textos, incluyendo las tablas utilizadas para su aprendizaje.

La tabla coránica es una especie de puerta de iniciación para el creyente: sobre su superficie (que comunica el mundo material con el espiritual), éste descubre y traza las palabras santas. Un rol similar –de puerta entre mundos– cumple entre las formas populares de animismo, razón por la cual se la emplea en el marco de distintas ceremonias y rituales (Grib, 2009).

El agua de lavar las tablas ha sido empleada en toda el África occidental como tratamiento para varias enfermedades: en sus consultas, los sabios y curanderos escriben fórmulas y oraciones que luego se lavan y son bebidas por el paciente. La propia tabla ha sido uno de los elementos clave en ciertas prácticas de magia blanca. Mientras más usada sea una tabla y más exitosas sean sus "intervenciones", mayor consideración se le tiene (Smithsonian, s.f.).

En el norte de Nigeria, el encargado de trazar fórmulas mágicas e imágenes variadas sobre las tablas suele ser el propio malam, que actúa siempre a pedido del paciente. Puede escribir alguno de los 99 nombres más hermosos de Allah (asma al-husna), versículos del Corán, letras o palabras aisladas, números y plegarias, o dibujar cuadrados místicos khatm, awfaq, buduh o hatumere, figuras de insectos, animales o personas... Cada elemento tiene un significado preciso: desde las representaciones de seres protectores y benéficos (p.e. la lagartija o el escorpión) hasta los símbolos clánicos y totémicos.

Además de utilizar las allo para sus prácticas mágicas, los Hausa elaboran otras, llamadas rubutun allo o tsubbu, específicamente destinadas a cumplir una función ceremonial, y que no se usan en ningún momento como útil escolar.

 

Tradiciones supervivientes

 

Las tablas coránicas y sus usos mágicos pasaron a América de la mano de los esclavos; Reis et al. (2010) documentan su presencia en Brasil en el siglo XIX; p.ej. en las prácticas del famoso Rufino José María, un esclavo liberado nacido en Oyo (actual Nigeria), llegado a Salvador de Bahía en 1822, y convertido en sanador tras una serie de peripecias, hacia 1845:

 

El tipo de Islam que Rufino profesaba era similar a las prácticas mágicas de los sacerdotes de las religiones tradicionales africanas. Preparaba amuletos escritos que contenían pasajes del Corán, oraciones populares que se colgaban alrededor del cuello para proteger de la brujería o curarla. También curaba enfermedades con el agua usada para lavar las tablas de escritura musulmanas. La misma tabla servía como instrumento para promover la unión entre hombres y mujeres [...]

 

En el Nuevo Mundo esta tradición terminó desapareciendo. En África, sin embargo, continúa activa, aunque cada vez con menos seguidores: el avance de los sistemas de educación formal y de los servicios de salud gubernamentales, las pérdidas identitarias de las sociedades indígenas locales y la fuerza que está adquiriendo el Islam más ortodoxo en la región están empujando, muy lentamente, este acervo de expresiones culturales al olvido.

 

Bibliografía citada

Bloom, Jonathan M.; Blair, Sheila S. (eds.) (2009). The Grove Encyclopedia of Islamic Art and Architecture. Vol. 1, Hausa. Nueva York: Oxford University Press, pp. 141-143.

Garba Habib, Aisha (2015). Strengthening the Human Capacity of the Muslim Youth through the Makarantar Allo (Elementary Stage of Islamic Education) for Self-Reliance, Poverty Alleviation and National Development. Journal of Emerging Trends in Educational Research and Policy Studies (JETERAPS), 6 (7), pp. 249-253. [En línea].

Grib, Anastasia (2009). In-between the "elite" and the "pagan": Qur'anic boards from West Africa. Manuscripta Orientalia, 15 (1), pp. 22-34. [En línea].

Khalid, Sulaiman (s.f.). Karatun Allo: The Islamic System Of Elementary Education In Hausaland. GAMJI. [En línea].

Otayek, René (ed.) (1993). Le radicalisme islamique au sud du Sahara: Da'wa, arabisation et critique de l'Occident. París: Éditions Karthala.

Reis, J. J.; Dos Santos Gomes, F.; De Carvalho, M. J. (2010). Rufino José María (1820s-1850s): A Muslim in the Nineteenth-Century Brazilian Slave Trade Circuit. En Mamnigonian, B.G.; Racine, K. (eds.). The Human Tradition in the Black Atlantic, 1500-2000. Lanham: Rowman & Littlefield Publishers, pp. 65-76.

Smithsonian National Museum of African Art (s.f.). Koranic Writing Board. [En línea].

Wagner, Daniel A. (1993). Literacy, Culture, & Development: Become literate in Morocco. Nueva York: Cambridge University Press.

 

Acerca de la entrada

Texto: Edgardo Civallero.

Foto: Tablas coránicas (enlace).

El texto corresponde a la tercera y última parte del artículo "Mágicas tablas coránicas", de Edgardo Civallero, publicado como pre-print en Acta Académica y en Issuu. Las partes que componen la serie pueden consultarse juntas aquí.

 


Etiquetas: ,

24 may. 2016

Mágicas tablas coránicas

Las allo de los Hausa

Mágicas tablas coránicas (II)


 

Históricamente, los Hausa nigerianos son musulmanes. De hecho, fueron una de las primeras sociedades africanas en convertirse a la religión mahometana, con la que interactuaban desde el siglo XV (Bloom y Blair, 2009). Sin embargo, el Islam que practican está muy influenciado por el animismo de los maguzawa, aquellos Hausa que aún respetan y practican la religión tradicional pre-islámica. Esas creencias tuvieron su centro de difusión y culto, al menos desde el siglo X, en las poderosas ciudades-estado Hausa de Kano y de Katsina, al norte de Nigeria; hoy continúan presentes (aunque no con tanta fuerza como antaño) incluso entre los fieles musulmanes practicantes, pues forman parte intrínseca de la identidad tradicional de la región.

Para recibir formación religiosa, y al margen de otras opciones educativas a las que puedan tener acceso, los niños Hausa son inscritos en una makarantar allo, una madrasa de nivel elemental dirigida por un malam, respetado maestro y calígrafo, depositario de la sabiduría tradicional de su comunidad (Grib 2009; Khalid, s.f.).

En la makarantar allo (literalmente, "la escuela de la tabla allo") se imparte únicamente la instrucción que puede transmitirse a través del uso de una tabla: el hifz. Sobre esta institución, Garba Habib (2015) comenta:

 

Este tipo de escuela es considerada como el núcleo de la educación islámica, y prácticamente en todas las comunidades musulmanas se espera que todo niño comience su educación en ella. [...] La estructura de la makarantar allo difiere radicalmente de la de la actual islamiyya [institución que combina el currículum tradicional local con modelos educativos inspirados en el mundo occidental y árabe] y de las escuelas seculares occidentales, dado que su programa es muy flexible y no se imparten clases o exámenes. Esto permite que el niño progrese a su propio paso. Así, el tiempo que le tome a un individuo memorizar el Qur'an entero depende de su inteligencia y compromiso. [...] Se espera que la makarantar allo termine con la completa memorización del Qur'an, y se organiza una ceremonia de graduación. A partir de ahí, los graduados pueden seguir sus estudios en la makarantar ilmi. [1]

 

Además de ser útiles para la instrucción coránica elemental, las allo son elementos importantes dentro de la cultura tradicional Hausa: como objetos artísticos y como instrumentos usados para la magia popular, la medicina tradicional y los ritos de iniciación.

En líneas generales, las tablas coránicas africanas suelen estar ricamente decoradas. Las del norte de África (Marruecos, Argelia) muestran en su superficie adornos que siguen los patrones de la mejor caligrafía magrebí: composiciones ordenadas y simétricas continuadoras de la tradición de los primitivos Coranes iluminados. Las del África subsahariana, por su parte, tienen un aspecto más "primitivo": incluyen símbolos del zodíaco, figuras geométricas y signos animistas, una iconografía que aparece en muchas ceremonias "paganas" (p.ej. en las máscaras de Mali; vid. Bloom y Blair, 2009).

En general, y de acuerdo a los preceptos islámicos, las imágenes que ilustran la tabla no deben incluir la representación de seres vivos (especialmente seres humanos): pueden utilizarse, sí, todo tipo de adornos geométricos, amuletos protectores, etc. (Grib, 2009). Por lo tanto, la presencia de insectos, animales e incluso siluetas humanas en algunas ilustraciones de las allo nigerianas parece tener su explicación en la influencia del animismo señalada anteriormente.

La rica ornamentación de las allo, que las hace objeto de un apasionado coleccionismo en Europa, tiene siglos de existencia y un origen sincrético: combina aspectos judeo-islámicos con elementos de la cultura Hausa y de otras sociedades locales, como la Yoruba o la Fulbe.

Los Hausa convirtieron sus tablas en un objeto de artesanía, dotándolas de unas asas o mangos con una característica silueta de luna creciente. Además, la propia allo aparece como motivo recurrente en algunas expresiones artísticas de ese pueblo, como la decoración de paredes o el tejido (Bloom y Blair, 2009).

 

Notas

[1] Las makarantar ilmi son instituciones de educación coránica superior, en donde se aprende tafsir, fiqh, los hadith, etc. En ellas se forman los ulama que cumplirán las funciones de escribientes, magistrados o teólogos en el norte nigeriano. Una encuesta de 1964 señalaba que existían 27.600 makarantar allo y 2.777 makarantar ilmi en la región (Otayek, 1993).

 

Bibliografía citada

Bloom, Jonathan M.; Blair, Sheila S. (eds.) (2009). The Grove Encyclopedia of Islamic Art and Architecture. Vol. 1, Hausa. Nueva York: Oxford University Press, pp. 141-143.

Garba Habib, Aisha (2015). Strengthening the Human Capacity of the Muslim Youth through the Makarantar Allo (Elementary Stage of Islamic Education) for Self-Reliance, Poverty Alleviation and National Development. Journal of Emerging Trends in Educational Research and Policy Studies (JETERAPS), 6 (7), pp. 249-253. [En línea].

Grib, Anastasia (2009). In-between the "elite" and the "pagan": Qur'anic boards from West Africa. Manuscripta Orientalia, 15 (1), pp. 22-34. [En línea].

Khalid, Sulaiman (s.f.). Karatun Allo: The Islamic System Of Elementary Education In Hausaland. GAMJI. [En línea].

Otayek, René (ed.) (1993). Le radicalisme islamique au sud du Sahara: Da'wa, arabisation et critique de l'Occident. París: Éditions Karthala.

Reis, J. J.; Dos Santos Gomes, F.; De Carvalho, M. J. (2010). Rufino José María (1820s-1850s): A Muslim in the Nineteenth-Century Brazilian Slave Trade Circuit. En Mamnigonian, B.G.; Racine, K. (eds.). The Human Tradition in the Black Atlantic, 1500-2000. Lanham: Rowman & Littlefield Publishers, pp. 65-76.

Smithsonian National Museum of African Art (s.f.). Koranic Writing Board. [En línea].

Wagner, Daniel A. (1993). Literacy, Culture, & Development: Become literate in Morocco. Nueva York: Cambridge University Press.

 

Acerca de la entrada

Texto: Edgardo Civallero.

Foto: Tablas coránicas (enlace).

El texto corresponde a la segunda parte del artículo "Mágicas tablas coránicas", de Edgardo Civallero, publicado como pre-print en Acta Académica y en Issuu. Las partes que componen la serie pueden consultarse juntas aquí.

 


Etiquetas: ,

17 may. 2016

Mágicas tablas coránicas

Escuelas coránicas

Mágicas tablas coránicas (I)


 

Las madrasas son instituciones educativas clave en los países musulmanes.

Si bien en buena parte del mundo occidental se las percibe como escuelas de instrucción exclusivamente islámica (o incluso como lugares de adoctrinamiento, desde la tristemente extendida islamofobia actual), el término de origen árabe que las designa, madrasah, es un vocablo genérico que equivale a "escuela" o "lugar de estudio". El concepto engloba a instituciones educativas, privadas o públicas, con capacidad para proporcionar formación tanto seglar como religiosa a varios niveles, desde el primario hasta el universitario. Dictan clases a alumnos de todas las edades y confesiones, e incluyen en su plan de estudios tanto contenidos tradicionales como nuevos.

Aquellas que imparten únicamente enseñanzas religiosas ofrecen dos actividades principales: la memorización del Corán (hifz) y los estudios que, tras una docena de años, convierten al candidato en un sabio o autoridad ('alim) dentro de su comunidad. Los segundos incluyen tafsir (interpretación coránica), la shari'ah (ley islámica), los hadith (dichos y hechos del profeta Mahoma), fiqh (derecho), mantiq (lógica) e historia musulmana. Dependiendo de las demandas educativas, en algunas madrasas también se puede aprender literatura árabe, idiomas extranjeros, ciencias e historia universal.

Repartidas por todo el mundo, y de todos los tamaños y formas, las madrasas cumplen una importante función educativa y socializadora. Más allá de su rol religioso, sirven como centro de enseñanza y de difusión de un importante conjunto de saberes, destrezas, costumbres y tradiciones, tanto generales como locales.

 

Repitiendo el Corán

 

El hifz, la memorización del Corán, es una de las actividades fundamentales dentro del programa de instrucción religiosa de las madrasas; se la considera tan importante, tan nuclear en la formación espiritual de un creyente, que en ciertos lugares del mundo islámico es la única tarea desarrollada en tales centros.

El hifz se centra en la lectura y la escritura repetitiva y constante de fragmentos más o menos extensos (desde un frase a una sura completa) del libro sagrado y sus textos asociados. Todo ello se realiza en la lengua original del Corán, el árabe clásico, sin importar cuál sea la que hablen los alumnos. De esta forma, mientras descubren los textos coránicos, exploran sus contenidos y entienden sus significados, los estudiantes aprenden un idioma y un alfabeto que, en la gran mayoría de los casos, no utilizarán en ninguna otra circunstancia que no sea la práctica religiosa.

Tradicionalmente, las actividades lecto-escritoras solían realizarse con la ayuda de tablas o planchas de madera dura. Sobre ellas se trazaban los elegantes signos del alfabeto árabe con una pluma o un cálamo y tinta de carbón. Una vez cubiertas de trazos, las planchas se lavan y se vuelven a utilizar una, y otra, y otra vez.

El uso de estas tablas, que en árabe se denominan al-lawh (literalmente, "la tabla"), se mantiene vigente sobre todo en África: Marruecos, Argelia, Mali, Mauritania, Sudán, Somalia, Guinea, las islas Comoras, Senegal, Sudán, Etiopía y Nigeria. Su empleo ha sido irregularmente documentado. Se sabe, por ejemplo, que en Marruecos son conocidas localmente como luha. Wagner (1993) explica:

 

Un instrumento de alfabetización que es a la vez el símbolo de la escuela coránica y su principal medio físico es la tabla de escritura individual, la luha. En la escuela coránica tradicional, cada alumno tenía su luha personal, identificada por el lazo de cuerda de colores usado para colgarla de la pared del aula. Un pequeño grupo de artesanos del pueblo elaboraba artesanalmente las luhas en diversos tamaños, desde las muy pequeñas, destinadas a los aprendices del alfabeto, a las grandes, para los estudiantes avanzados que memorizaban y estudiaban textos más allá del propio Corán. En una luha grande, p.ej., las líneas de un tratado de gramática se escriben espaciadas –esa es la parte a memorizarse– y entre líneas, en ángulo, el maestro anota sus comentarios, que no deben memorizarse.
Las luhas todavía se venden en el mercado de Marrakech, pero ahora los compradores llegan desde áreas rurales. En la ciudad, la luha de madera ha sido casi totalmente sustituida por pizarritas individuales, sobre las que se escribe con tiza, o por la pizarra grande (sebora) para la clase, o por ambas.
[...]
La luha tradicional se lavaba con una solución de arcilla (selsal) que dejaba una superficie blancuzca al secarse. El maestro escribía el texto a memorizar en la tabla del estudiante usando una tinta negra hecha de lana quemada (smakh). Ocasionalmente, corregía lo copiado por el alumno añadiendo notas al margen en la luha. Si al final del día el alumno era capaz de recitar los contenidos sin mirar su luha, se le permitía lavar lo escrito aplicando una nueva capa blanca, que estaría preparada para un nuevo texto al día siguiente.

 

También se tiene conocimiento de que en el norte de Nigeria, territorio del pueblo Hausa, las tablas (llamadas allo, probable deformación del vocablo árabe) forman parte de una tradición muy interesante. Pues su función va más allá de la de mera herramienta de enseñanza y aprendizaje.

 

Bibliografía citada

Bloom, Jonathan M.; Blair, Sheila S. (eds.) (2009). The Grove Encyclopedia of Islamic Art and Architecture. Vol. 1, Hausa. Nueva York: Oxford University Press, pp. 141-143.

Garba Habib, Aisha (2015). Strengthening the Human Capacity of the Muslim Youth through the Makarantar Allo (Elementary Stage of Islamic Education) for Self-Reliance, Poverty Alleviation and National Development. Journal of Emerging Trends in Educational Research and Policy Studies (JETERAPS), 6 (7), pp. 249-253. [En línea].

Grib, Anastasia (2009). In-between the "elite" and the "pagan": Qur'anic boards from West Africa. Manuscripta Orientalia, 15 (1), pp. 22-34. [En línea].

Khalid, Sulaiman (s.f.). Karatun Allo: The Islamic System Of Elementary Education In Hausaland. GAMJI. [En línea].

Otayek, René (ed.) (1993). Le radicalisme islamique au sud du Sahara: Da'wa, arabisation et critique de l'Occident. París: Éditions Karthala.

Reis, J. J.; Dos Santos Gomes, F.; De Carvalho, M. J. (2010). Rufino José María (1820s-1850s): A Muslim in the Nineteenth-Century Brazilian Slave Trade Circuit. En Mamnigonian, B.G.; Racine, K. (eds.). The Human Tradition in the Black Atlantic, 1500-2000. Lanham: Rowman & Littlefield Publishers, pp. 65-76.

Smithsonian National Museum of African Art (s.f.). Koranic Writing Board. [En línea].

Wagner, Daniel A. (1993). Literacy, Culture, & Development: Become literate in Morocco. Nueva York: Cambridge University Press.

 

Acerca de la entrada

Texto: Edgardo Civallero.

Foto: Tablas coránicas (enlace).

El texto corresponde a la primera parte del artículo "Mágicas tablas coránicas", de Edgardo Civallero, publicado como pre-print en Acta Académica y en Issuu. Las partes que componen la serie pueden consultarse juntas aquí.

 


Etiquetas: ,

10 may. 2016

Il Tiberio: un zine en la Barcelona postmoderna

Il Tiberio

Un zine en la Barcelona postmoderna


 

Il Tiberio fue una revista manuscrita producida en Barcelona a finales del siglo XIX.

Como revista manuscrita en una época en la que no existían medios mecánicos para copiar o reproducir un original, cada tirada de Il Tiberio constaba de un único ejemplar.

Contenía artículos, críticas de trabajos artísticos, análisis culturales y políticos, así como numerosos dibujos. Entre los colaboradores se encontraban el pintor Marià Pidelaserra i Brias (1877-1946), el dibujante y caricaturista Gaietà Cornet i Palau (1878-1945), el pintor y muralista Juli Borrell i Pla (1877-1957) y su hermano Ramon (1876-1963), el escultor Emili Fontbona i Ventosa (1879-1938), el pintor Josep-Víctor Solà i Andreu (1878-1960), Joan Comellas i Viñals, Filibert Montagut, y el litógrafo y dibujante Ramon Riera i Moliner (1875-1937), alma mater de la revista.

Todos eran miembros de un grupo que se había formado en las aulas de la Acadèmia Borrell –una institución dedicada a la enseñanza de las bellas artes– y en la taberna El Rovell de l'Ou ["La yema del huevo"], situada en el nº 4 del tradicional Carrer de l'Hospital de la ciutat vella de Barcelona, y en la que se reunían tras las clases.

La revista era una especie de zine que aquel grupo de amigos enviaba a su colega Pere Ysern i Alié (1875-1946), un pintor que en 1896 se había trasladado a Roma para ampliar sus estudios artísticos. Gracias a las notas que sus compañeros de andanzas compilaban, escribían e ilustraban en Barcelona, Ysern se mantuvo informado de los acontecimientos en Cataluña y de las actividades del grupo de intelectuales y artistas del cual también era parte.

Se dice que la lista de personas que podían participar en la revista era limitada. Esta cerrazón puso en peligro la colaboración de asiduos de El Rovell de l'Ou como el poeta Josep Lleonart i Maragall (1880-1951) o el escritor anarquista Rafael Nogueras Oller (1880-1949).

El nombre de la revista está tomado del apodo con el que Riera i Moliner bautizó a Pere Ysern, y sus artífices tomaron como modelo el semanario satírico, republicano y anticlerical L'Esquella de la Torratxa ("El cencerro de la torreta"), del cual copiaron sus dimensiones: 32,5 x 20,5 cm. En total, se produjeron, con una periodicidad asombrosa, 35 números y 5 especiales de Il Tiberio entre el 15 de noviembre de 1896 y el 1 de mayo de 1898.

El grupo que se daba cita en El Rovell de l'Ou (y que a la postre terminó adquiriendo ese nombre) se oponía al estancamiento modernista. Influidos por los ideales estéticos del maestro Pere Borrell del Caso (1835-1910), planteaban la necesaria renovación del arte catalán y rechazaban el modernismo. Las críticas contra ese movimiento fueron acérrimas: para el propio Ysern, el modernismo había entrado en "un abismo tan terrible que difícilmente saldría de allí". Aunque el que fijaría las posiciones estéticas del grupo (y de la revista) sería Pidelaserra, que llegó a atacar a varios artistas en sus críticas, incluyendo a un amigo de su mentor Borrell, el pintor Francesc Guasch; a pesar de las medallas obtenidas en la exposición de Bellas Artes de París, Pidelaserra lo consideró "digno de ser fusilado".

La atmósfera moderna era, para aquellos "marginales", una máquina de generar irrealismos. Un ejemplo era el gusto por hadas, enanos, ninfas y brujas, que el modernismo había puesto de moda tanto en los ámbitos literarios como plásticos, y que no eran santos de la devoción de los autores de Il Tiberio.

Los miembros de El Rovell de l'Ou fueron, asimismo, férreos defensores del catalanismo, un tema que en aquella época oscilaba entre dos posiciones opuestas: el progresismo, encarnado por Valentí Almirall –que seguía el modelo estadounidense– y el conservadurismo, simbolizado por Enric Prat de la Riba y sus ideas tradicionalistas.

Tras su retorno de Roma, Ysern regaló la colección de Il Tiberio a Ramon Riera. Los ejemplares pasaron después por las bibliotecas de Joan Audet y de Ramon Borrás, y finalmente la Biblioteca de Catalunya los adquirió a los herederos de este último. Hoy, el fondo está digitalizado y puede consultarse tanto en el sitio web de la Biblioteca de Catalunya como en la Word Digital Library.

Ysern i Alié dijo de Il Tiberio: "Esto representa más que una revista ilustrada, más que la prueba de amistad que mis amigos me han dado durante mi estancia en Roma. Es una cuerda que nos une y nos unirá a todos por siempre".

 

Bibliografía citada

Biblioteca de Catalunya (s.f.). Tiberio, Il (Barcelona, 1896-1898). [En línea].

Fontbona, Francesc (1974). "Il Tiberio" o un rebuig del Modernisme. Serra d'Or (Montserrat), 16 (175), 15 de abril.

Vilarrasa Coch, Josep María (1997). El grupo "El Rovell de l'Ou" y la revista "Il Tiberio". Goya, 259-260, pp. 416-422.

World Digital Library [2016]. Il Tiberio, number 1, 15 November 1896. [En línea].

 

Acerca de la entrada

Texto: Edgardo Civallero.

Foto: Il Tiberio, nº 1, 15 de noviembre de 1896. En World Digital Library (enlace).

El texto corresponde al artículo "Il Tiberio: un zine en la Barcelona postmoderna", de Edgardo Civallero, publicado como pre-print en Acta Académica y en Issuu.

 


Etiquetas:

3 may. 2016

Seis materiales, seis escrituras

Hueso | Árabe

Seis materiales, seis escrituras (VI)


 

La práctica de escribir sobre omóplatos de camello estuvo muy extendida entre los pueblos de la península Arábiga desde tiempos antiguos, como lo demuestran los hallazgos en las excavaciones de Rabadha (ca. 750-900 d.C.; vid. The British Museum, s.f.).

A comienzos del siglo pasado, un viajero británico explicaba que en Nakhal (Omán) había visto a los niños acudir a una escuela con esas piezas de hueso, que usaban a modo de cuadernos para aprender a escribir (Miles, 1901). Esta tradición sigue estando vigente en algunos puntos de África oriental (Tonfoni, 2000), a pesar del generalizado uso de tablas de madera (al-lawh), pizarritas o cuadernos.

Las narraciones islámicas sugieren que Mahoma, el Profeta, era analfabeto y transmitía las revelaciones oralmente (de ahí qu'ran, "recitado"). Tras la Hégira (622 d.C.), algunos de sus discípulos comenzaron a anotar sus dictados, y entre los materiales utilizados como soporte estuvo el hueso (Martin, 1994; Albin, 2009), especialmente los omóplatos ktāf o las costillas ‘adlā‘ o dil de camellos, caballos y ovejas (Scott Meisami y Starkey, 1998; vid. las numerosas referencias proporcionadas al respecto por Saleem, s.f.).

 

Bibliografía citada

Albin, Michael (2009). The Islamic Book. En Eliot, S., Rose, J. (eds.). A Companion to the History of the Book. Oxford: Wiley-Blackwell.

Martin, Henry-Jean (1994). The History and Power of Writing. Chicago: The University of Chicago Press.

Miles, S. B. (1901). Across the Green Mountain of Oman. The Geographical Journal, 18 (5), pp. 465-498.

Saleem, Shehzad (s.f.). Materials and Surfaces Used for Writing the Qur'an. Renaissance: A Monthly Islamic Journal. [En línea].

Scott Meisami, Julie; Starkey, Paul (eds.) (1998). Encyclopedia of Arabic Literature. Volume 1. Nueva York: Routledge.

The British Museum (s.f.). The Arabian Route. Hajj. [En línea].

Tonfoni, Graziella (2000). Writing as a visual art. Lanham (MA): The Scarecrow Press.

 

Acerca de la entrada

Texto: Edgardo Civallero.

Foto: Sura al-Fatiha escrita en un omóplato de camello. Conservado en la biblioteca de la Universidad de Princeton (Nueva Jersey, EE.UU.) (enlace).

El texto corresponde a la sexta y última parte del artículo "Seis materiales, seis escrituras", de Edgardo Civallero, publicado como pre-print en Acta Académica y en Issuu. Las partes que componen la serie pueden consultarse juntas aquí.

 


Etiquetas: ,